25 ene. 2017

La La Land - Opiniones poco fundadas (S02E02)

LA LA LAND - PUEDE CONTENER SPOILERS

El musical fue el último de los géneros en llegar al cine y comparte con el western el ser un género netamente estadounidense. Nadie fuera de los Estados Unidos hacía musicales y tardaron bastantes años en hacerlos.

Hay que comprender que no existe un género más artificial que el musical. Cualquiera de los otros géneros clásicos: el cine de gángsters, el cine romántico, las comedias o los westerns, tienen sus propias características y una ilusión de realidad más o menos conseguida. Los musicales nunca han necesitado esa sensación. Nunca han buscado que te creas que la gente se pone a cantar y a bailar sin más para expresar todo tipo de emociones. Por eso son maravillosos, porque generaron una nueva manera de contar historias completamente diferente a todas las demás.

Pero La La Land no es sólo un musical más. Es una historia que funciona con y sin números musicales, porque aborda otro clásico del cine estadounidense: la persecución incansable de los sueños. Algunos dirán que es algo visto miles de veces, que es otra historia sobre artistas que deben esforzarse mucho para conseguir sus metas. Y sí, lo es. Es evidente. Pero el "qué", es decir, aquello que cuentan las películas en Hollywood, dejó de ser original en los años 30 y desde entonces estamos envueltos en una tremenda fascinación por el "cómo". 

Y en el "cómo" es donde La La Land es perfecta. Desde el espectacular plano secuencia que abre la película hasta la secuencia de montaje final capaz de emocionar como pocas cosas que haya visto. Porque esta peli va de eso: de emociones. Algo de lo que deberían ir todas las historias, pero que sólo unas pocas lo consiguen. 

Debo reconocer que no soy ningún fan del género, sí que me gustan algunos clásicos porque eran brillantes, debí ver Grease unas cuarenta veces siendo un chaval y nunca soporté Moulin Rouge. Sin embargo, mientras veía esta peli no paraba de recordar el inicio de la serie documental La Historia del Cine: Una Odisea. Dice: "a finales de 1800 apareció una nueva forma artística, nos recordaba a los sueños. El cine es una gran industria multimillonaria, pero no la mueven ni la taquilla ni el entretenimiento, sino la pasión". Creo que es muy importante recordar eso al ver una peli de este tipo. 

La La Land es pasión, es pura emoción y es sueño. Seguro que habrá gente dispuesta a echarle mierda encima por cualquier cosa, pero da igual, esta peli ya es un clásico que además rinde homenaje al más peculiar de todos los géneros cinematográficos. 

Mi recomendación es: si aún no la has visto vete a verla y si ya la has visto vuelve a hacerlo.




Compartir es vivir
Publicar un comentario en la entrada