31 dic. 2016

Tres proyectos (personales y un poco chorras) para acabar y empezar el año

2016 ha sido un año muy loco en el que se han mezclado cosas muy buenas y cosas muy malas, pero no voy a entrar a hacer balance porque ya lo he hecho otras veces y al final es un coñazo.

Sólo voy a comentar los tres proyectos personales más tontunos que estoy llevando a cabo y que espero poder terminar en 2017. 

El primero son las "Opiniones poco fundadas", las críticas, reseñas y opiniones que voy escribiendo sobre las películas que voy viendo en el cine. Arranqué la lista con "La chica danesa" en Enero de este año y la terminé con "La llegada" hace unas semanas. En total fueron 25 y se me quedaron por escribir la de "Rogue One", la de "Assassins Creed", la de "Que Dios nos perdone" o la de "La Doncella", así que he ido al cine este año casi 30 veces, lo cual, en 52 semanas no está nada mal. 

Mi propósito con este "proyecto", es seguir adelante, lograr ir al menos una vez a la semana y abandonar esa tendencia un poco idiota que tengo de ir a ver blockbusters palomiteros y acercarme a ver más cine independiente y de autor. No por nada en especial, es que es mejor y ya.

El segundo son las "101 maneras que tiene Yamcha de morir", una serie de fotografías en las que voy mostrando las diferentes muertes de Yamcha que se me van ocurriendo. Creo que es la tontuna más grande que me he propuesto nunca, pero es taaaan divertido. No voy a poner todas las muertes que he hecho hasta ahora (podéis verlas en Instagram), pero sí las que a mi me parecieron mejores:


Ésta fue del día en que Yamcha votó a Donald Trump por su promesa de mantener
lejos a los Guerreros del Espacio. Era todo una treta para ganar votos.



Ésta fue del día en que Yamcha quería leer algo, cogió un libro de la estantería
y ¡oh, fatalidad!, fue a escoger el mismo en el que se vio morir. No lo pudo
soportar.


Y ésta fue del día en que se dio cuenta de que ya no podía soportar
más lo de Bulma y Vegeta. Cuando llegué a casa me lo encontré colgando
de una soga y a mi gata con un disgusto terrible.

Y el último proyecto personal (y un poco chorras) que he empezado en 2016 es Historia Suelta, un espacio en Tumblr en el que quiero escribir cosas muy cortas de lunes a viernes y durante un año. Me he autoimpuesto una serie de normas para ello: 

1.- Nada de autocensura, si ese día quiero escribir cochinadas, las escribo, si quiero escribir sobre los recuerdos que guardo de mi infancia lo hago. Esto lo hago así porque hace mucho tiempo que dejé de notar la sensación de "libertad total" a la hora de escribir y me he propuesto recuperarla.

2.- Sólo puedo dedicar 25 minutos por texto, tiene que ser algo rápido y prácticamente vomitado sobre el teclado, no quiero que el hecho de pensar demasiado sobre lo que quiero escribir, condicione el resultado o lo haga menos emocional. 

¡¡Y ya está!! además de los varios proyectos de cómic, la novela en la que estoy enredado y varias cosas que se están gestando, estos son mis tres proyectos personales y chorras para 2017. Hala, espero que los disfrutéis tanto como yo.

¡Feliz año! 


Compartir es vivir
Publicar un comentario