13 sept. 2016

Kubo y las dos cuerdas mágicas - Opiniones poco fundadas XXII

KUBO Y LAS DOS CUERDAS MÁGICAS - PUEDE CONTENER SPOILERS

En el año 2012 la película premiada con el Óscar a mejor película fue "Argo". Le ganó la partida a "Django desencadenado", "La vida de Pi", o "Los Miserables". Sin embargo, la mejor película de aquel año no competía en esa categoría porque era un documental. "Searching for Sugar Man" es la que permanecerá en el recuerdo de la gente por muchos años, es la historia más emocionante de todas y la mejor contada. Pero es un documental y en la absurda "tradición" de dividir y categorizar el cine se cometen sinsentidos de este tipo y se premian cintas en función de los falsos géneros. Porque no "documental" no es un género, es igual de cine que el resto, es más, dentro de "documental" caben tantos géneros como dentro de "ficción". 

Y algo parecido ocurre con el cine de animación. Desde que se reparten estos premios, sólo hay tres pelis que se hayan colado en la categoría de "mejor película": "La Bella y la Bestia", "Up" y "Toy Story 3". El resto de producciones han quedado relegadas a otras categorías o han recibido un Óscar honorífico a modo de consolación (como ocurrió con "Blancanieves y los 7 enanitos" o "Toy Story"). 


Con todo esto quiero llegar a que "Kubo y las dos cuerdas mágicas" es sin duda una de las mejores películas del año, pero eso no bastará para que se cuele entre las nominadas a mejor película. Quizás me equivoque, espero que así sea, pero lo veo muy complicado. 

Al hablar de "Kubo y las dos cuerdas mágicas" me resulta muy difícil hacer un análisis frío de aquello que más me gustó y los defectos que pudiera encontrarle. La propia forma de la historia me parece tan bella, tan llena de pequeños detalles que la hacen deliciosa. Por tanto, y por primera vez desde que empecé esta serie, no voy a hacer una valoración al uso, sino que voy a hablar de aquello que me produjo ver esta peli. 

Con "Kubo y las dos cuerdas mágicas" me reafirmé de nuevo en que no hay mayor elixir para la vida que el de contar historias. Ya sean escritas, narradas o cantadas, las historias, los cuentos, los relatos, forman la materia prima que necesitamos ordenar nuestra mente y para alegrar nuestro espíritu. Las películas, los cómics, los libros, los poemas, los cuentos son para mi la forma perfecta para expresar todo tipo de emociones. 

Kubo no es más que un niño y es un perfecto contador de historias, igual que lo fue su madre con él y juntos trazan una película difícil de olvidar. Sólo con su línea inicial: "Si han de parpadear, háganlo ahora", ya se crea un ambiente ideal para cualquier buena historia clásica. 

A nivel técnico esta película es una auténtica maravilla, Laika ha dado un paso de gigante en el stop-motion y se hace difícil encontrar algo comparable. A nivel estético más de lo mismo, no hay un detalle fuera de lugar ni una ambientación que no resulte excepcional. A nivel narrativo la historia es muy bella, muy bien plantada en un primer acto lleno de pequeñas semillas que florecen al final y una resolución capaz de emocionar a todo el mundo. 

Resumiendo, "Kubo y las dos cuerdas mágicas" no es una peli más, no es una peli de dibujitos que ir a ver con los sobrinos porque no queda más remedio; esta es una de las mejores películas del año y puede que de la década.

Mi recomendación es: si puedes ir a verla esta tarde, mejor que mañana.  

     
Compartir es vivir
Publicar un comentario