14 ago. 2016

Nerve - Opiniones poco fundadas (XX)

NERVE - PUEDE CONTENER SPOILERS

Hace años podría llegar a decir que lo que más me gustaba de una película era la historia que contaba o lo que transmitía. Podía ponerme un poco idiota y hablar en modo intenso de su fotografía, la actuación de tal o cual actriz o lo sublime de la dirección. Gracias al cielo ahora me basta con que las películas me sorprendan, y eso, en 2016, cuando vivimos un bombardeo de imágenes y contenidos más masivo que nunca, es muy difícil. 

Pero Nerve me sorprendió y me sorprendió para bien. 

Año 2020, la parte más joven de la sociedad sigue completamente enganchada a las redes sociales y la retransmisión de la vida en directo mediante dispositivos móviles. En ese ambiente, tan cercano al actual, nace NERVE, un juego que se divide entre Jugadores y Observadores. 

Los Jugadores reciben dinero a cambio de superar los distintos retos que les van proponiendo los Observadores. Y éstos pagan una cuota de suscripción para poder ver cómo resuelven los jugadores los retos. Al final del día (el juego dura 24 horas o hasta que se llegue a la final), los Jugadores que queden sin haber abandonado o sin haberse chivado se enfrentan en el último reto y el vencedor se lleva una cantidad inmensa de dinero.

Venus es una chica en su último año de instituto, algo tímida y acostumbrada a vivir bajo la sombra de su amiga Sidney, la típica chica popular dispuesta a todo a cambio de fama y que ya está anotada a Nerve. Tras una discusión entre ellas, Venus se anota al juego y su primer reto hace que se encuentre con Ian. La química entre ellos hace que los Observadores empiecen a ponerles una serie de retos conjuntos. 

Desde ese momento la película avanza en una suerte de catarata de obstáculos en la que los retos se van complicando y los celos de Sidney al ver que su amiga es mucho más popular que ella también. 

Finalmente todo se resuelve de una manera un tanto dramática a medida que los retos van adquiriendo un riesgo cada vez mayor. 

Esta película en otro momento es posible que me hubiese pasado desapercibida o que la hubiese olvidado nada más salir de la sala. Pero creo que se estrena en el momento apropiado y es muy posible que la recuerde durante años.

Estamos inmersos en la era del Periscope y de Youtube. Retransmitimos nuestro día a día, contamos lo que nos gusta y lo que nos disgusta a todo el mundo, rellenamos los perfiles de nuestras redes sociales con nuestras opiniones, nuestras fotografías, nuestras series, libros, y pelis favoritas. Llevamos años jugando a juegos multijugador colaborativos en los que formamos equipo con gente desconocida. Salimos a la calle en masa a cazar Pokémon y estamos una media de 5 horas al día conectados a algún tipo de pantalla.

Es cierto que en la película el juego termina por descontrolarse (es una película), pero tanto Jeanne Ryan como Jessica Sharzer (novelista y guionista) han sabido idear un futuro cercano muy posible y con una sencillez pasmosa. No descartaría para nada que Nerve acabe siendo una realidad con un formato parecido y más controlable porque apela directamente a perfiles típicos de los adolescentes: los mirones, capaces de pagar por ver qué ocurre a la gente y los lanzados, capaces de hacer lo que sea con tal de ser el centro de atención.

Resumiendo, Nerve es una peli que sorprende porque tiene un aspecto fresco y que conecta enseguida con esta sociedad en la que todo se comparte y se emite en streaming. No es perfecta, por supuesto, pero creo que tiene un muy buen planteamiento que hará que no se olvide fácilmente y que invita a la charla y la reflexión. 

Mi recomendación es: vete a verla y no olvides hacerte una selfie diciendo que está a punto de empezar y súbela a todas tus redes. 

  
Compartir es vivir
Publicar un comentario