30 jun. 2016

10 directores que me enseñaron CINE - Los 5 primeros son...

Como ya expliqué alguna vez mi vinculación con el cine es algo muy familiar, mi madre me enseñó a disfrutar de las aventuras y la fantasía, con mi padre me vi todo el cine de acción de los noventa y con mi hermano tuve épocas de ir hasta cuatro veces por semana al videoclub.

En 2003 entré en una escuela de cine y allí descubrí que el cine es prácticamente infinito, por muy cinéfilo que seas, por muy experto que quieras ser, es imposible ver más que una insignificante muestra de todo el cine que se produce en el globo cada año. en poco más de un siglo de vida, el séptimo arte ha generado cientos de millones de obras y sostiene una de las industrias más importantes del mundo.

En 2011 volví a estudiar, esta vez en una escuela de guión porque contar historias es algo que llevo dentro, una necesidad y hacerlo a través de guiones que terminen en un cómic o en una pantalla es algo que no puedo remediar.



A lo largo de este tiempo de estudio, de escritura y de un enorme disfrute, me he encontrado con varios directores de los que he aprendido mucho. La lista podría ser inmensa pero he decidido fijarme en 10 porque creo que son los que han sido más importantes para mi. Alguno de ellos hace un cine con el que no comulgo pero están en la lista porque extraje de ellos algo que me ayudó. Aquí dejo este artículo en dos partes como homenaje a todos ellos.

Los cinco primeros son:

LUIS BUÑUEL

Conocí a Buñuel gracias a un profesor de Historia que tuve en el instituto. Unos días antes de terminar 3º de BUP nos sacó del aula y nos llevó a una sala para ponernos una peli en VHS. La peli era Simón del desierto y mi cabeza explotó.

Yo no sabía quién coño era el creador de aquella locura y en aquel momento tampoco me importó. Mi fascinación por lo que acababa de ver podía con todo lo demás. Aquel fue el día que comprendí que el cine es mucho más que un entretenimiento. Buñuel me enseñó que bien utilizado y, sin necesidad de hacer panfletos, una película puede ser un estilete y hacer los análisis y las críticas más duras que se pueden hacer. Y esa no es una lección menor.

Años más tarde me propuse conocer más sobre Buñuel y no paré hasta ver todo lo que pude conseguir. Aluciné, Buñuel es un antisistema, es un mazo contra el clero, contra la burguesía y contra el poder; pero sobre todo es un visionario porque es capaz de lanzar su mensaje directamente a tus emociones, te ataca por los sueños, por las visiones, por lo abstracto, para que no solo comprendas su cine, para que lo sientas.

De este señor lo recomiendo absolutamente todo pero dejo un par de fragmentos:









WERNER HERZOG

Conocí a Herzog gracias a mi paso por la escuela de cine. No era un cineasta que entrase en el temario de Historia del Cine, ni siquiera formaba parte de algo a lo que se llamaba Nuevos Cineastas. 

Sin embargo tuve la suerte de cruzarme con un buen profesor, uno que la segunda semana de curso y casi en secreto nos dijo con su acento uruguayo: "ya conocen a Hitchcock, Welles y Wilder y si no les conocen pueden encontrar lo que quieran en internet, ¿qué les parece si hablamos de otra gente?".


Herzog me enseñó que hacer cine puede ser una aventura en sí mismo. Si no trabajas en los grandes estudios y con todas las comodidades del mundo. Si te vas al Amazonas y a tu personaje se le ocurre sobre el guión, que para ir de una parte a otra del río, la mejor manera es cruzar el barco a través de la montaña y cuando llegas allí ves que no existe otra manera pues...qué coño, te juegas la vida y la de tu equipo y subes un vapor enorme colina arriba.

Pero eso no es todo. De Herzog aprendí que la curiosidad es fundamental para hacer cine y para disfrutar de la vida en general. No obstante, este señor es uno de los mejores y más prolíficos documentalistas que conozco. Y no es un documentalista especializado en un único tema, ha hablado sobre la pena de muerte, la antropología, los tramperos de Taiga o como es el proceso de pintado de un mandala en el Tibet.

Además me parece un director de actores especial, consiguió los mejores momentos de Kinski frente a una cámara, hizo a Christian Bale lucir como nunca en Rescate al Amanecer y hasta sacó de Nicolas Cage el pedazo de actor que lleva dentro en Teniente Corrupto.

No dejes de ver: 







CHAN-WOOK PARK


Este señor de Corea del Sur me enseñó que toda la violencia que había visto en el cine eran fuegos artificiales, eran golpes, disparos y locuras muy divertidas pero que, en muchos casos, carecían de alma.

La trilogía de la venganza de Chan-wook Park  es violencia con alma, sangre con poesía y delicadeza en todo. Pero no se queda ahí, lo que me fascina de este hombre no son solo tres películas, de hecho es el único del que puedo decir que me encanta toda su filmografía. Robots, vampiros, enfermos mentales, incesto, conflictos políticos...

Y eso es lo que aprendí, cada historia que cuentas puede ser diferente, puedes hacer fantasía y aventuras y después marcarte un drama desgarrador o una locura sobre un cura al que muerde un vampiro. Todo funciona si manejas los códigos del género y, sobre todo, si demuestras que te apasiona la historia por encima de todo.

Pasión, eso es lo que mejor define a Chan-wook Park  y a su cine. 

De su filmografía, aunque lo recomiendo todo, creo que hay que ver sí o sí: 

STOKER (2013)








PETER GREENAWAY

Simetría, obsesión, perfección, ópera, megalomanía. Greenaway no es uno de mis directores favoritos, de hecho hay varias de sus películas que soy incapaz de ver porque no extraigo nada de ellas. Sin embargo sí que me enseñó algo y es que existe una manera de crear que va más allá de transmitir un mensaje y que incluso va más allá de la historia que se quiere contar.

Greenaway practica el control más absoluto de la puesta en escena, todo lo que ocurre frente a la cámara debe ser estrictamente como él lo desea y puede ser desesperante hasta conseguirlo. Cada movimiento, cada hilo, cada pelo, cada palabra, cualquier detalle insignificante debe ser atendido con toda la minuciosidad posible.

Pero esa perfección no acaba en el rodaje, es más, se intensifica en la postproducción. El cine de Greenaway es estricto en sus formas, en la duración de cada plano y en el tempo interno y externo de cada escena.

Es cierto que su cine me parece muy pedante pero tengo claro que me enseñó que hay que cuidar todos los detalles. Cuando se trata de hacer cine todo es importante.









JIM JARMUSCH

Si Greenaway es grandilocuente y majestuoso, Jarmusch me enseñó que la sencillez en el cine funciona, que no es necesario nada más que una buena historia que contar. A partir de ahí todo puede fluir sin necesidad de grandes efectos especiales, de maquillajes imposibles o de tramas enrevesadas.

Jarmusch me acercó a un cine tranquilo, diferente, que deja el peso en lo que ocurre y no tanto en como ocurre. 

Pero también me enseñó que hacer películas no tiene que ser un complicadísimo entramado financiero en el que todo está en manos de los grandes números de los grandes estudios. Se puede hacer cine impresionante con una buena historia, un equipo reducido y muchas ganas. 

Disfruto mucho su cine, pero sobre todo de sus historias formadas por relatos cortos, aquí una muestra:





MISTERY TRAIN (1989)



Compartir es vivir
Publicar un comentario