1 mar. 2016

La verdad duele - Opiniones poco fundadas (VII)

Nunca he visto un partido de fútbol americano. No es que no lo haya visto entero, es que no he visto más que algún resumen de alguna Super Bowl y sin tener ni idea de lo que estaba viendo. La verdad es que es un deporte que nunca me ha llamado la atención y, al igual que el hockey sobre hielo o el béisbol, no consigo entenderlo bien.

¿Por qué fui entonces a ver una peli que tiene una investigación sobre fútbol americano como base? Pues ni idea, ya comenté en algún post anterior que tengo cierta tendencia a escoger mal las pelis que voy a ver, tendré que hacérmelo mirar.

La verdad duele arranca contándonos que el Doctor Bennet Omalu (interpretado por Will Smith) es un forense atípico con mucha cercanía con los muertos y con un ansia inusual por tratar de llegar al fondo de cada caso. El problema llega cuando entra en su morgue la estrella de la NFL Mike Webster y él determina que su muerte ha sido tan extraña que decide emprender una investigación en contra de casi todo el mundo.

En dicha investigación descubrirá algo que nadie podría imaginarse jamás: los jugadores de fútbol americano sufren daños cerebrales debido a la gran cantidad de golpes en la cabeza que se llevan.

Partiendo desde esta premisa se podría pensar que esta peli transcurriría a medio camino entre una peli judicial y una deportiva. Pero no es ni una cosa ni la otra, es más bien un drama intimista sobre la lucha de un Doctor por desvelar la verdad.

Hay veces que me cuesta entrar en las pelis, en ocasiones es por un guión poco trabajado o por una realización mal ejecutada. En esta peli es porque es un coñazo. Es soporífera, sin tensión alguna y con un Smith tan plano que cada vez que abre la boca dan ganas de gritarle a la pantalla: "espabila, tío, me abuuuurrooooo"

La dirección es fallida, de hecho creo que todo el plan de producción lo es. No tengo ni idea de lo que ha podido costar la peli, imagino que bastante si tenemos en cuenta que Smith forma parte de la misma y comparte plantel con Alec Baldwin. Mucho me temo que el contar con caras conocidas se ha comido el presupuesto de tal modo que hace que el 80 por ciento de la peli ocurra en interiores y que lo único que se ve de un partido profesional es a través de un televisor. Y, sinceramente, hacer una peli sobre la NFL sin mostrar un solo partido pues hace que se quede un poco seca la cosa. Y, aún comprando el argumento de: "esto no es una peli de fútbol, es una peli sobre la ciencia médica", pues qué quieres que te diga, la intensidad general es tan pobre que hace que la segunda peli de Barbie parezca un thriller.

En definitiva, La verdad duele es una historia que podría haber resultado muy interesante pero se ha quedado en un biopic de segunda con tono moralista. No es una buena peli científica, no es una buena peli deportiva, no es un buen drama intimista y si hay algo que me ha gustado fue ver el tráiler de Escuadrón Suicida (aunque me imagino que la peli va a ser horrenda) y ver en pantalla grande a quienes fueron en su día Rose y Mr. Eko en mi querida Lost.

Mi recomendación es: vete a verla solo si es imprescindible para tu salud o si consigues una entrada gratis.


Compartir es vivir
Publicar un comentario