6 feb. 2016

El renacido. - Opiniones poco fundadas (IV)

EL RENACIDO - PUEDE CONTENER SPOILERS

Algunos expertos se empeñan en decir que el western estaba muerto como género y puede que tengan razón. Al menos estaba dormido. Desde "Grupo Salvaje" de Peckinpah hasta "Sin perdón" de Eastwood pasaron casi 25 años sin ningún título destacable en la que había sido la gallina de los huevos de oro. 

Como suele ocurrir, como pasó con el cine de gángsters o como está ocurriendo ahora mismo con el cine de superhéroes, la industria machaca tanto las fórmulas que acaban por aburrir. Esto es lo que provoca que géneros enteros puedan pasar de una época dorada a un cuarto de siglo de ostracismo.  


Eastwood se atrevió a desempolvar el manual de los westerns y lo hizo de manera magistral. Jarmusch también se atrevió con su "Dead Man", pero sin duda el renacer ha llegado en el siglo veintiuno. "Valor de Ley" de los Coen, "Los tres entierros de Melquíades Estrada" de Tommy Lee Jones, "Blackthorn" de Mateo Gil, "Django desencadenado" de Taratino o "El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford" de Andrew Dominik, demuestran que el western simplemente estaba de parranda. 

Estados Unidos está construido sobre un océano de sangre indígena. El sueño americano se forjó como un "tú puedes conseguirlo" pero nació como un "mata a quien haga falta para hacerte un sitio""El renacido" habla de eso y de muchas otras cosas. Y por eso es una de esas películas con alma que tanto disfrutamos los que pasamos un buen rato viendo "una de vaqueros"

La peli arranca con una compañía que se dedica a conseguir pieles para vender a orillas del río Missouri. El grupo, formado por cazadores, zapadores, tramperos y exploradores, es asaltado por unos indígenas que están un pelín hartos de sufrir el acoso constante del hombre blanco. Ese ataque provoca que el grupo quede reducido a apenas una docena de hombres en el que Glass, que es Leonardo DiCaprio, es el único que conoce bien la zona. 

Y la conoce tan bien, pero tan tan bien, que acaba solo en una zona apartada del bosque rodeado de oseznos. Como buen explorador sabe que si ves unos cuantos oseznos lo mejor es esperar a que venga la madre en vez de salir corriendo despavorido. Y así lo hace y claro, pasa lo que tenía que pasar, la osa le da una paliza que lo deja medio muerto. 

Con unas grietas en la espalda que parecen autopistas, DiCaprio es abandonado por el resto de la compañía y protegido mientras se muere por tres hombres: su hijo, que es fruto de un romance con una mujer india, un chavalillo joven y John Fitzgerald, un zapador interpretado por Tom Hardy.

A partir de ahí la película alcanza toda su dimensión y convierte una trama sencilla en algo grande y eso es lo que ocurre con las buenas películas. 

En mi opinión el guión tiene un hueco del tamaño de un oso pardo y puede que la historia esté "inspirada" en hechos reales, pero vender a DiCaprio durante la primera media hora como "el mejor explorador de este lado del río""el tipo que es medio blanco, medio indio""el único capaz de sacarnos de estas montañas" y que se meta de manera tan simple en la "casa" de los osos me parece cuando menos desafortunado. Hay una teoría de alguno de los gurús del guión cinematográfico que dice que si vas a hacer que tu personaje principal se equivoque de manera irremediable o si vas a provocar que haga algo en contra de su naturaleza, haz que ocurra en los primeros minutos de la peli, si lo haces después no tendrá sentido. Al menos en esta ocurre en la primera media hora.

Dejando al margen esto que yo considero como "mejorable", el resto de la peli consigue un relato casi íntimo en el que la supervivencia del prota tiene una sola razón: vengarse del tipo que mató a su hijo y que le abandonó a su suerte. La obsesión de Glass mezclada con momentos sutiles de realismo mágico y con la dirección brillante, como ya es costumbre, de Iñárritu, hacen que "El renacido" no sea una simple historia del oeste americano, es un relato descarnado que enseña que el origen de los Estados Unidos se cimentó sobre el racismo, el exterminio y el abuso, momentos de la Historia de aquel país en los que todo valía por conseguir unas cuantas monedas, un trozo de terreno y unas cuantas cabezas de ganado. 

Entre los diálogos hay momentos que dejan huella y la realización logra crear un ambiente claustrofóbico en grandes espacios abiertos. Hay dos cosas que quiero destacar a modo de anécdota: la primera es que en toda la peli debe haber apenas unos veinte planos (en 155 minutos) en los que la cámara no se mueve. La segunda es que aquellos a los que les guste "El imperio contraataca" encontrarán un momento que se podría considerar un homenaje. 

Mi recomendación es: vete a verla solo si quieres meterte bien en la historia y vete fresquito, ponte poca ropa y pide en el bar del cine un vaso de hielos que poder tirarte por encima para poder sentir el frío de Missouri en los huesos. Si vas con alguien y tienes la intención de comentar la peli después, hazte un favor, evita el tema de la nominación al Oscar de DiCaprio, de verdad, te darás cuenta al verla que eso es lo de menos.

Compartir es vivir
Publicar un comentario