11 jul. 2015

Las coincidencias desastrosas - Proyectos que piensas y ya existen

A lo largo de los últimos años ya me ha ocurrido varias veces que mientras me veo inmerso en la creación de un proyecto nuevo descubro que ya existe, o más bien, que acaba de arrancar un proyecto muy similar. 

Además esto es algo que sé que le ocurre a más gente. Sin ir más lejos a uno de mis alumnos de los talleres de escritura cinematográfica se le ocurrió una historia muy similar a Birdman antes siquiera de que supiéramos qué era. En su guión una vieja gloria del teatro buscaba la manera de resultar más auténtico, más creíble, traspasar la barrera entre la realidad y la interpretación y al final, ¡oh, terrible coincidencia!, había un disparo real sobre un escenario.

Sin embargo en las últimas semanas me ha ocurrido el caso más claro de coincidencia desastrosa. Mientras buscaba una premisa con la que empezar una historia de ciencia ficción empecé a barajar distintas opciones partiendo de generalidades. Quería que fuese una historia con la posibilidad de que hubiese viajes espaciales, que existiesen distintas razas, que hubiese carencia de combustibles. En fin, distintos conceptos clásicos tratando de conformar las primeras pautas de todo el universo en el que se desarrollaría la historia. 

Una vez aclarados esos puntos o al menos esbozados, llegué a una primera idea que decía esto: 

"Los tripulantes de una nave espacial despiertan en una situación extraña. La nave ha perdido el control. Han dormido más tiempo del previsto y despiertan sin saber quiénes son, adonde se dirigían y qué ha podido pasar." 

Pensé que como logline no estaba mal, tenía un grupo de protagonistas, situaba el contexto en una nave a la deriva y tenía el aliciente de que no sabían nada, es decir, podía jugar con ellos a generar suspense, a hacer que unos recuerden más que otros y que compartiesen esa información cuando a mi me diese la gana. Así que me dije que molaba. 

Días más tarde, mientras comentaba con alguien esta idea me decía: "joder, hay una serie nueva que empieza exactamente igual". Y así es, no es que arranque un poco igual, o que tenga algún elemento parecido, es que es exactamente eso. Si alguien quiere buscarla, la serie se llama Dark Matter y, a pesar de tener una muy buena premisa inicial (no puedo decir otra cosa jajaja), el final del piloto me resulta tan desastroso que no me atreví a ver el segundo episodio. 

Así que me quedé un tanto dubitativo. ¿Qué puedo hacer? Mi historia me gusta, de hecho ya tenía distintas notas y había avanzado en el desarrollo de un argumento. Sé que el resto de la historia no tiene nada que ver con Dark Matter, de hecho mis tripulantes aterrizan en un planeta verde y la trama se convierte en algo muy alejado de la ciencia ficción al uso. Pero...es que el principio es el mismo...es exactamente el mismo. Podría tratar de cambiarlo aunque en mi trama la perdida de memoria, los recuerdos, el pasado y el presente de los personajes es algo que está en conflicto continuo, así que ¿qué puedo hacer?

Pues ni idea, de momento sigo desarrollando la historia porque me gusta y puede que, como tantos otros proyectos, se quede para siempre en una carpeta de mi ordenador sin ver la luz. Eso sí, lo que me queda más que claro es algo que aprendí mientras estudiaba: ya no quedan historias originales pero sí que existen maneras nuevas de contar lo mismo de siempre. 

Así que seguiré con mi "Recuerdos del Planeta Verde" (así se llama el proyecto), una historia de náufragos espaciales que no quieren ser rescatados porque ni siquiera recuerdan si merecen ser rescatados.




Compartir es vivir
Publicar un comentario