11 ago. 2014

Relato de mis fracasos musicales (y IV) - Los años oscuros y la rumba (07 - 13)

Tras la desaparición de Makonha y K.R.  pasé unos cuantos años sin ningún proyecto musical relevante, eso no quiere decir que no haya nada que contar. Así que allá vamos, pero antes de nada el ritual de costumbre.

Suena una maravillosa música de ascensor que se funde con un señor muy viejo leyendo RELATO DE MIS FRACASOS MÚSICALES, ÚLTIMO EPISODIO, la música baja y un nené casi de cuna grita: "aquí se pueden consultar las partes anteriores": Capítulo 1, Capítulo 2 y Capítulo 3

Al lío.

Como decía en la intro, pasadas las primeras fiestas del bigote perdí bastante las ganas de cantar. Nunca supe muy bien porqué, digamos simplemente que ya no me apetecía tanto y que acumular fracaso tras fracaso es lo que tiene.

En el barrio pasó algo similar, ya no había tantos y tantos grupos como antes, supongo que es algo que también va en la edad. Sin embargo los que se fueron quedando alcanzaron cotas de éxito muy distintas a todo lo que había ocurrido hasta entonces.

Por ejemplo TANGHANA'S SHOW pegaba el pelotazo. Con su trabajo "Hambre de tierra" lo petaron, sus conciertos eran multitudinarios, tocaron en festivales, se movieron mucho, vendieron camisetas y estaban a punto de llegar a un nivel de mucha relevancia.


Cambio cerebro de TANGHANA'S SHOW en su Hambre de Tierra.


Estos eran los Tanghana's Show en algún momento.

En aquellos tiempos todo lo que hacían sonaba a éxito, gustaban a mayores y a pequeños y no paraban de rular. Hicieron varios cambios en su formación pero se mantenía algo básico y es que todo parecía muy trabajado y además sonaba bien.

La lluvia de TANGHANA'S SHOW también en Hambre de Tierra

Y mientras Tanghana lo petaba y, pasada la época en la que a cualquier estilo musical había que añadirle la palabra "hardcore" detrás, el hardcore de verdad llegaba para quedarse. Nacía ROJO DOS, guitarras a saco, voces contundentes, ritmos rápidos, letras de contestación y protesta y caña, mucha caña.


Adrenalina de ROJO DOS en su Culpaveis Nós Mesmos

A lo largo de los años tuvieron formaciones distintas que fueron afinando la manera de hacer las cosas pero con un objetivo claro: hacer un hardcore muy cañero y de mucha calidad.


Cabalo Ganhador también de ROJO DOS esta vez en su Insert Coia

Además daba la sensación que tanto en un grupo como en el otro había cambiado algo con respecto a cómo se hacían las cosas años atrás. Ahora todo se tomaba más en serio, y eso se notaba. Estos ya no eran grupos para pasar el rato.

Entretanto B.P.M. también se deshacía y tras un período en solitario de Pow por un lado y Bruxo por otro, ambos se unían a TRACK ASEDIO una familia rapera que también cambiaba, y mucho, la manera de hacer las cosas. Esto ya era algo profesional, con hasta 13 integrantes entre MC'S y DJ'S y donde se pueden ver y oír cosas como esto:


Clasificado X de Pow, dirigido por Alberto Lora


o como esto:


No choio falase dum ERE de Rebeliom do Inframundo, dirigido también por Alberto Lora


Así que de un montón de grupos diferentes en mi entorno, pasó a haber bastantes menos pero que crecían exponencialmente en calidad musical. Nos hacíamos mayores.

Los trabajos de unos y otros hablan por si solos.

Y entre unas cosas y otras se iba acabando la primera década del siglo, Manu pasaba por distintas formaciones, de BAILANDO CON LOKOS, pasó a SIERVOS DE NADIE y algo más tarde a REDUCTORXS DE CABEZAS, y yo esperaba comiéndome los mocos.


Corazón de Viento de Reductorxs de Cabezas


Esta es la portada del primer trabajo de Reductorxs de cabezas.



No es lobo todo lo que muerde de Reductorxs.


Esta es la portada de "La punta de la lanza" último trabajo de Reductorxs ya en 2014.

Y llegó 2010, tras la propuesta un tanto extraña de hacer una canción para un cortometraje que nunca llegó a grabarse (la canción, el corto sí que se grabó y se tituló "Garrapata papel de plata"), Bambino, Jabu y yo nos juntamos para hacer una rumba. ¿Es raro?, lo es. Pero qué coño, estuvimos unas cuantas veces ensayando, la preparamos, sonaba divertida y nunca la grabamos. Parecía que todo iba a morirse ahí, pero no.

Un par de meses más tarde se celebraba la que hasta ahora ha sido la última edición de la Fiesta del Bigote e incorporando a Alber al grupo, nacían LOS CHARIS Y EL NIÑO DE PUERTO RICO, uno de los esperpentos musicales más divertidos de los que he formado parte y que nacía con una idea, hacer versiones en plan rumba.

De ese modo hacíamos temas de todo tipo a los que les dábamos nuestro punto y, misteriosamente, funcionaba.

El primer concierto en la sala A Farándula fue de cuatro temas y hasta ese momento nunca había tenido la extraña sensación que se produce cuando un par de tíos borrachos se te acercan y dice: "sois el mejor grupo que he visto en mi vida".

Siempre pensamos que todo ese bombo, era una mezcla de ironía y cachondeo, así que seguimos a los nuestro. Poco más tarde el bar en el que más tiempo estábamos por aquellas fechas, el Matrioska, cumplía dos años, y el espectáculo previsto era el segundo concierto de Los Charis y el Niño de Puerto Rico más la colaboración de artistas invitados.

Aquí está Patapalo, uno de los hits.

Se lió bastante, quedó un concierto muy gracioso y de nuevo llegaron las exclamaciones gratuitas.

Y aquí Piedra contra Tijera, una versión de S.A.

Así que ya que nos iba bien decidimos seguir, incorporamos al grupo a Miluco como segundo guitarrista y tocamos en el local de Xogo Descuberto y una señora en bata, más maja que las pesetas, vino a pedirnos por favor que dejásemos de hacer tanto escándalo que ya no eran horas.

Esta era la formación en aquel momento.

Tras aquel concierto estuvimos mucho tiempo sin tocar, la fórmula era divertida pero tampoco era como para estar tocando todos los días, y solo volvimos cuando nos hicieron una oferta que no pudimos rechazar: tocar en la fiestas de Coia.

El marco era el festival Supersónico y uno de los organizadores era Alber, bajista del grupo, así que no podía tocar. Fue entonces cuando fichamos a Jaime para el bajo y también a Mou para la guitarra. Los Charis crecíamos y ya éramos seis.


Esto es en las fiestas del Barrio en el pase anterior a los fuegos. (Foto de Indio & Mónika)

Tras una actuación vergonzosa por parte de la comisión de fiestas de Coia, el segundo día, cuando estaba previsto que tocásemos, se canceló por la fuerza y se dejó sin actuar a los grupos previstos. En una solución improvisada, se nos propuso tocar a ras de suelo para tratar de arreglar la noche.

Y así fue, dimos dos pases, uno antes de los fuegos y otro después y la verdad es que a la gente le gustó mucho. Tanto es así que a los pocos días alguien a quien no conocemos, publicaba esto en su blog:


Una vez más llegó la euforia para quedarse. Se habló de hacer una gira veraniega, de grabar un disco, de tocar en los chiringuitos o de coger una furgoneta e irnos en plan comanche a tocar por la calle. Y cuando nos llegó la oferta de tocar en una boda todo se tambaleó. Era demasiado.

Y aún así aún tocamos tres veces más.


Aquí un momento estelar de Martín "el Garrita" (Foto de Indio & Mónika)

En el verano de 2013 hicimos la gira Calippo Fresquito Summer Sound a la que se incorporó Martín "el Garrita" como técnico oficial del grupo además de cantar un temazo de Raphael y también Daniel "el Tres Huesos" a las percusiones. Fueron dos bolos, uno en La Princesa y otro en el Candela, a cada cual más eufórico que el anterior.


Aquí en La Princesa

Pero la guinda final, el broche y a la vez tumba de Los Charis y el Niño de Puerto Rico fue el concierto en Distrtito 9, con diez integrantes en el grupo al que se unieron Maru cantando y el Toupón tocando el ukelele, por mucho que quisiéramos, aquello era ya ingobernable, así que, una vez más, un grupo se me moría.


Y este fue el último concierto de Los Charis y el Niño de Puerto Rico. (Foto de Indio & Mónika)

Desde entonces son pocas las incursiones que hago en el mundo de la música y los grupos que van quedando en el barrio son cada vez menos, aunque también hay iniciativas nuevas.

Seguro que con el tiempo surgen nuevos proyectos, de hecho alguno de ellos ya se está gestando y es muy probable que se acabe homenajeando a todos esos grupos de los que he ido hablando a lo largo de estos cuatro capítulos. Pero eso es otra historia.
Compartir es vivir
Publicar un comentario