27 may. 2014

The Valley Down The Vulcano

EXT. PARKING, CLUB DE STRIPTEASE – AMANECER

El párking está prácticamente vacío a excepción de un coche antiguo bastante destartalado. Al fondo SUENAN UNA RISAS.

DOS MUJERES, de las que solo vemos las botas altas caminan hacia el coche mientras continúan con las risas.

                     MELISA EN OFF
         ...esto está demasiado muerto...

                     NALA EN OFF
         ...si siguen viniendo solo esos viejos
         la que me voy a morir voy a ser yo...

Las mujeres llegan hasta el coche, se abre la puerta y entran.


INT. COCHE DE MELISA – AMANECER

MELISA (28) morena de pelo largo atado en una trenza que deja caer a un lado, vestida con un mini top que realza su pecho abundante, se sienta al volante.

A su lado se sienta NALA (22) rubia de pelo corto, con flequillo y rapada en un costado, con una camisa sujeta por un único botón.

                     MELISA
         ¡Qué exagerada eres cariño! Sabes que
         esto te encanta, ¿has visto cómo te
         miran cuando te lanzas al suelo?

Nala se inclina un poco, se retoca el flequillo, se mira los labios y se ajusta un poco el escote.

                     NALA
         Claro, pero ya me aburre un poco que
         solo vengan a mirar.

Ambas se ríen. Melisa arranca el coche.


EXT. PARKING, CLUB DE STRIPTEASE – AMANECER

El coche de Melisa abandona el párking.

ENCADENA CON


EXT. CARRETERA SECUNDARIA – DÍA

El coche de Melisa avanza por la carretera. Al fondo se puede ver el volcán que gobierna toda la isla. El sol ya ha salido y además del coche de Melisa apenas hay nada.

SUENA A GRAN VOLUMEN I WANT YOU TO ROCK ME DE VIXEN.


INT/EXT. COCHE DE MELISA, CARRETERA SECUNDARIA – DÍA

SIGUE SONANDO I WANT YOU TO ROCK ME DE VIXEN mientras Melisa y Nala la cantan a viva voz y se contonean bailándola.

Tras un momento cantando y bailando, Melisa detiene el coche en un cruce, mira por el espejo retrovisor, se acerca otro coche, que se pone a su altura.

La ventanilla del otro coche se baja despacio. Lo conduce un CHULAZO (39) con chupa de cuero, camiseta de asas y gafas de sol, que se gira hacia Melisa y Nala y sonríe con picardía.

Melisa y Nala siguen cantando y aumentan los contoneos.

                     CHULAZO
         Lo hacéis muy bien chicas, ¿venís conmigo
         a dar una vuelta?

Melisa y Nala ríen. Melisa se agarra despacio los pechos y al instante extiende un dedo que pasa por sus labios, lo lame, se gira, mira al chulazo y le hace un corte de manga. El Chulazo la mira con cara de asco.

Melisa agarra fuerte el volante y arranca quemando rueda. El Chulazo sale detrás.


EXT. CARRETERA SECUNDARIA – DÍA

SIGUE SONANDO A TODO VOLUMEN LA CANCIÓN DE VIXEN

El coche de Melisa pasa a toda velocidad perseguido por el coche del Chulazo.


EXT. GASOLINERA, CARRETERA SECUNDARIA – DÍA

SIGUE LA MÚSICA PERO SUENA A LO LEJOS

La gasolinera está en un estado lamentable, casi parece abandonada, JARKO (63) un tipo casi calvo, vestido solo con un mono entreabierto que deja al aire su tremenda barriga pasa un fregona sin muchas ganas por el suelo de la gasolinera, mientras mastica un palillo. Tras un par de sacudidas con la fregona, levanta la vista, acumula saliva, escupe a un lado y se frota la frente.

Al escuchar la música que viene del coche de Melisa se gira. Se coloca una mano a modo de visera tratando de ver mejor. El coche de Melisa pasa muy deprisa delante de él. Un instante después pasa el del Chulazo.

Jarko sonríe, se da media vuelta y camina hacia el interior de la gasolinera. SUENA UN COCHE CHOCANDO. Jarko se gira muy despacio, vuelve a sonreír y se mete en la tienda. LA MÚSICA SE CORTA DE GOLPE.


EXT/INT. CARRETERA SECUNDARIA – DÍA

El coche del Chulazo está empotrado contra un poste, humea y sobre el volante está estampado el Chulazo con sangre recubriéndole la cara.

A lo lejos vienen corriendo Melisa y Nala muy agitadas. La primera en llegar hasta el Chulazo es Melisa, Nala se queda un poco atrás.

                     MELISA
         Mierda, mierda, mierda.

                     NALA
         ¿Qué pasa tía, está bien o no?

Melisa levanta la cabeza del Chulazo, tiene el cuello roto, está muerto.

                     MELISA
         ¡Joder!

                     NALA
         ¿Está muerto?

                     MELISA
         ¡Mierda!, ¡Sí Nala, está jodidamente
         muerto!

Nala se asusta y deambula de un lado a otro.

                     NALA
         Hostia, hostia ¿y ahora qué? ¿qué
         coño hacemos?

Melisa se enfurece da una patada al coche del Chulazo y termina golpeando su cadáver con un puñetazo en la cara.

                     NALA
         ¿Pero qué haces tía? ¿te has vuelto loca?

Melisa se aparta un poco del coche mientras agita la mano con la que golpeó el cadáver porque se ha hecho daño.

                     MELISA
         ¡Mierda! ¡Tenemos que sacar a este
         imbécil de aquí!

                     NALA
         Pero ¿qué dices? ¿por qué no llamamos
         a la poli?

Melisa se acerca con paso firma hacia Nala mientras extiende un dedo.

                     MELISA
         ¿Y qué piensas contarles, eh? ¿que lo
         picamos para hacer una carrera y se mató?

Nala balbucea.

                     NALA
         Es...es...es lo que ha pasado...

Melisa resopla, agarra a Nala de la barbilla y le acaricia una mejilla con suavidad.

                     MELISA
         ¿Sabes lo que van a hacer contigo en
         cuanto pises la comisaría?

Nala traga saliva muy asustada y asiente.

                     MELISA
         Ayúdame a sacar a ese capullo de aquí.

FUNDE A NEGRO


INT/EXT. MALETERO, COCHE DE MELISA – DÍA

Desde el interior del maletero del coche de Melisa se observa a Melisa y a Nala, tienen las manos manchadas de sangre y están recubiertas de sudor.

                     MELISA
         Vale, lo tenemos.

                     NALA
         Deberíamos enfriarlo antes de llevarlo
         a algún lado ¿no?

                     MELISA
         Buena idea.

                     NALA
         No sé Melisa, creo que esto se nos está
         yendo de las manos.

                     MELISA
         Calma.

Melisa cierra con fuerza el maletero.


INT. TIENDA, GASOLINERA – DÍA

Jarko está detrás del mostrador, frente a él todo tiene un aspecto cochambroso, hay algunos artículos usuales como comida y bebida y también cuerdas, tenazas, tijeras de podar y otros elementos de labranza.

Jarko ojea una revista porno mientras sigue masticando el palillo y se le cae un mínimo reguero de baba por la comisura de los labios.

De fondo SUENA EL COCHE DE MELISA ACERCÁNDOSE. Jarko levanta la vista, ve como se detiene el coche y ve salir a las chicas. Sonríe.


EXT. GASOLINERA – DÍA

Melisa y Nala ven a Jarko a través de los cristales de la tienda, se miran entre ellas y se dirigen hasta la manguera del agua. Aún tienen manchas de sangre seca en las manos.

Nala se agacha mientras Melisa abre el grifo. El agua cae entre las manos de Nala que las frota con fuerza para quitarse las manchas, luego repiten la operación al revés.

                     MELISA
         Entro yo, cojo unos hielos y nos vamos
         ¿vale?

                     NALA
         Sí, pero rápido, este sitio me da muy
         mal rollo.

Melisa se fija en una mancha de sangre que tiene Nala en el escote y le echa un chorro de agua.

                     MELISA
         Límpiate bien.

Nala agarra la manguera.


INT. TIENDA, GASOLINERA - DÍA

La puerta de la tienda se abre. Melisa irrumpe con energía contoneándose hacia el mostrador. Cuando llega Jarko la mira de arriba a abajo. Melisa dulficica su voz.

                     MELISA
         ¡Hola! ¿tienes hielo?

Jarko mordisquea el palillo un par de veces antes de responder y se lame un poco el labio de arriba, levanta un dedo y señala un congelador muy bajo al fondo.

                     JARKO
         Cógelo tú bonita. Aunque creo que casi no
         me queda.

Melisa fuerza una sonrisa.

                     MELISA
         Gracias.

Melisa se acerca hasta el congelador mientras Jarko le clava la mirada en el culo, Melisa abre la puertecilla y se agacha. Jarko se relame.

                     JARKO
         Oye bonita, ¿a ti no te he visto yo
         antes?

Melisa responde mientras rebusca al fondo del congelador.

                     MELISA
         No creo, no suelo venir mucho por esta
         zona...

                     JARKO
         ¿Ah no? Pues me suena mucho tu...tu cara...
         estoy convencido de haberla visto en otro
         momento.

Melisa se descuelga casi por completo dentro del congelador para coger una bolsa grande de hielo, extiende los dedos y finalmente la coge.

                     MELISA
         Ya la...

Cuando se gira Jarko está justo detrás de ella apuntándola con una escopeta.

                     MELISA
         ¿Qué...?

Jarko le hace un gesto con una mano para que se calle. Melisa traga saliva y se le cae la bolsa de hielo al suelo.

                     JARKO
         Dile a tu amiga que entre.

Melisa duda, mira fuera, Nala no se entera.

                     JARKO
         ¡Venga!

Melisa se gira hacia fuera, aprieta los dientes y grita.

                     MELISA
         ¡Nala, Nala, ven un momento!

Jarko sonríe.

                     JARKO
         Bien, bien...

Antes de que Nala llegue Jarko le pega un golpe tremendo a Melisa con la culata de la escopeta y la deja inconsciente.

Nala entra de golpe y grita asustada al ver lo que ocurre, tiene la camisa empapada.

                     NALA
         ¿Qué pasa aquí...?

Jarko la apunta con la escopeta, Nala levanta las manos.

                     JARKO
         Una fiesta caramelito, una fiesta de las
         buenas.

Jarko acumula saliva y escupe a un lado.


INT. HABITACIÓN OSCURA – DÍA

La única luz de la habitación es una bombilla vieja que pende de un hilo.

Desde un aparato de radio muy viejo SUENA UNA CINTA DE CASSETTE QUE REPRODUCE TALK DIRTY TO ME DE POISON.

Las manos de Melisa están atadas por una cuerda a una barra en la pared, está inconsciente y con una herida en una sien.

Delante de ella está Jarko sentado en un taburete con la escopeta a su lado, moviendo el pie y la cabeza al ritmo de la canción y frente a él Nala permanece de pie atemorizada.

                     JARKO
         Baila caramelito, ya te he visto hacerlo
         antes.

Nala empieza a moverse de un lado a otro muy despacio. Jarko tintinea con sus dedos en la escopeta.

                     JARKO
         ¡Hazlo bien!

Nala se sobresalta por el grito y se pone muy nerviosa.

Melisa comienza a espabilarse, parpadea varias veces, su vista aún está muy borrosa.

Nala comienza a moverse sensualmente.

Jarko se relame y empieza a acariciarse la entrepierna por encima del mono.

                     JARKO
         Eso es. Mucho mejor.

Melisa se sobrepone, consigue enfocar la vista, mira hacia arriba y se ve atada. Nala se da cuenta de que Melisa se acaba de despertar y por un instante deja de bailar.

                     JARKO
         ¡No pares!

Melisa asiente, Nala la ve y continúa, cada vez más sexy. Empieza a acariciarse mientras baila, se acerca a Jarko y se da la vuelta mostrándole el culo y agachándose para que le quede a la altura de la cara. Jarko se ríe a carcajadas.

                     JARKO
         ¡Ya sabía yo que al final ibas a animarte!

Nala se gira coloca sus manos en torno al botón de la camisa y amaga con desbrochárselo pero no lo hace.

                    JARKO
         ¡Qué juguetona!

Melisa le clava la mirada a Nala y sin emitir sonido silabea.

                    MELISA
         A-ho-ra

Nala se aleja un instante de Jarko, vuelve a acercarse muy sensual coloca sus pechos a la altura de sus ojos y desabrocha su camisa.

En ese mismo instante Melisa rodea con sus piernas el cuello de Jarko haciéndole una pinza. Jarko trata de liberarse, pega un empujón a Nala para quitársela de encima que la tira al suelo.

Jarko se levanta como puede con las piernas de Melisa aún encima, golpean la bombilla que empieza a moverse de un lado al otro sin parar.

Nala desde el suelo trata de ir hacia la escopeta, Jarko le da una patada en la cara.

Jarko se libera de las piernas de Melisa, se gira y le pega un puñetazo, cuando se gira Nala ya casi tiene la escopeta en las manos, la agarran a la vez, forcejean, un primer disparo revienta la radio, LA MÚSICA SE DETIENE, Melisa trata de liberarse sin éxito.

El forcejeo continúa hasta que Jarko consigue quedarse con el rifle y Nala queda en suelo. Jarko con la respiración muy agitada sonríe mientras apunta a Nala.

                     JARKO
         ¡Hija de puta! ¡con lo bien que lo estabas
         haciendo! Iba a divertirme con vosotras
         vivas pero creo que será mejor que no...

Melisa suelta un gran grito para llamar la atención de Jarko.

                     MELISA
         ¡Eh, viejo asqueroso, mira esto!

Jarko se gira apuntando ahora a Melisa, mientras Nala se arrastra por el suelo y le hace una tenaza con las piernas que le hace caer de morros al suelo, Nala se levanta de golpe y coge la escopeta.

Sin dejar de apuntar a Jarko, que está inconsciente, Nala libera a Melisa, que nada más verte suelta se frota un poco las muñecas, se agacha a la altura de Jarko y le pega un puñetazo en la cara.

Melisa se levanta ve a Nala temblando y le coge la escopeta.

                     MELISA
         Vámonos cariño, ya hemos tenido suficiente.

Nala la mira aún asustada, asiente y se dirige a la puerta, Melisa la sigue, pero justo antes de salir se da media vuelta coloca la escopeta encima de la cabeza de Jarko y dispara.


EXT. GASOLINERA – ANOCHECER

El sol se oculta detrás del volcán.

Alrededor del maletero del coche sobrevuelan un montón de moscas.

Del interior de la tienda salen Melisa y Nala, miran a ambos lados comprobando que no hay nadie y van hasta el coche con paso decidido. Se meten dentro.


INT. COCHE DE MELISA – ANOCHECER

Melisa y Nala se miran un instante dentro del coche.

                     NALA
         ¿Y ahora?

Melisa sonríe.

                     MELISA
         Creo que hay otra gasolinera a un par
         de kilómetros.

Nala le mantiene la mirada un instante hasta que las dos empiezan a reírse a carcajadas. Melisa introduce de nuevo el cassete en la radio. SUENA OTRA VEZ LA CANCIÓN DE LAS VIXEN.


EXT. CARRETERA SECUNDARIA – NOCHE

SUENA A TODO VOLUMEN LA CANCIÓN DE LAS VIXEN.

El coche de Melisa con las luces encendidas corre a toda velocidad por la carretera.
Compartir es vivir
Publicar un comentario