17 ene. 2014

Paco el enfadao.

A Paco el enfadao le repatean dos tipos de personas, los que van de listillos y los que se creen que han encontrado la solución a todos los problemas del mundo. Cualquiera podría decir que pertenecen al mismo grupo pero ya os aconsejo que no se lo digáis por lo que pueda pasar.

Paco el enfadao tiene muy mala baba. En sus perfiles en las redes sociales (cuando los tenía antes de mandar a todo el mundo a hacer calceta) siempre se ponía el emoticono de la carita triste.

En el último mensaje que me mandó antes de desaparecer me dejó unas palabras bastante preocupantes.

Amigo Joe (que es como me llama mucha gente y entre ellos Paco):

hoy he visto un vídeo por el Facebook que casi me abre una úlcera. El vídeo es muy simple, es un tipo que en su casa le dio por hacer un experimento y puso a hervir medio litro de Coca Cola.

Tenías que ver el espectáculo, en cuanto el líquido se puso a burbujear empezó a convertirse en una pasta negra que parecía salida de un lago de Mordor. Era asqueroso, casi podría decir que es lo más repugnante que he visto en mi vida si no fuese por aquella vez que vi como el perro de la Lore se comía su propia caca, la vomitaba y se la volvía a comer.

Después de verlo un par de veces aguantándome las náuseas me puse a leer los comentarios que la gente había dejado. Dios. Una vez más me di cuenta de que estamos rodeados de insensatos.

Te puedes imaginar por donde iba la tónica general. El que más y el que menos decía que no iba a beber nunca más un refresco, que aquello era una guarrada y que si la olla había quedado así, imagínate lo que le pasa a nuestros estómagos.

Después de mucho pensar y de tratar de contenerme, exploté sin remedio y tuve que que dar mi opinión. Le dije al tipo que grabó el vídeo que su planteamiento era una estupidez. Está claro que si pones a hervir medio litro de cola el resultado no puede ser bueno de ninguna manera. Es que ¡coño! ¿ha nadie le ha dado por pensar que no tiene el más mínimo sentido calentar un refresco hasta llevarlo a la ebullición?

El fulano, con muy poca educación, me replicó. Me dijo que yo defendía a las multinacionales, a los liberales y le faltó el pelo de un calvo para llamarme fascista. Armándome de buenas intenciones y sabiendo que a veces las palabras por las redes sociales se pueden confundir, le contesté de nuevo. Le dije: “mira tío listo, yo nunca he sido fascista pero si lo fuera prohibiría a la gente que hicieran experimentos absurdos. No me malinterpretes, pero eso es como la gente que dice que las hamburguesas, las salchcichas y los kebabs no son carne de la buena y en vez de analizarlo van por ahí propagando tonterías que no hacen más que destruir”.

Pues ¡cágate lorito! El tipo me empezó a decir que todo eso estaba demostrado por estudios científicos de universidades y toda la pesca y que incluso había documentales. Me pasó varios enlaces a pelis de dudosa calidad en las que no paraban de decir tonterías una detrás de otra.

Me saco de quicio Joe, te lo juro. Te acuerdas cuando Juancho nos quería hacer creer que Peter Parker estaba basado en un tipo real que vivía en Getxo y que podía pegarse a las paredes como una araña. Pues esto igual, pero peor. Perdí más pelo de lo habitual y me mordí tan fuerte las mejillas por dentro que me hice una pupa sangrante.

Así que ya no me quedó más remedio que investigar y no veas lo que encontré. Resulta que todo lo que insinuaba ese capullo es cierto. En los restaurantes de comida rápida nos sirven basura, las salchichas están hechas con asquerosidades como los párpados de las vacas y los cerdos, de los kebabs casi prefiero no hablar. ¡Y las fábricas de carne! ¡oh Dios! eso son auténticos campos de concentración para animales a los que les hacen unas barbaridades que ni te imaginas.

Arrepentido por mi comportamiento anterior volví a dejar un comentario en el primer vídeo. Pedí disculpas, le di la razón al tipo en todo y le conté que mi intención era ir haciéndome vegetariano poco a poco, que llegué a la conclusión de que era la mejor opción y más en una época en la que ya no necesitamos para nada las proteínas animales.

Pues no veas. Me puso a caer de un burro, me llamó chaquetero y a sus burlas se sumaron una horda de gilipollas con todo tipo de comentarios hirientes. Así que me enfadé y empecé a ahorrar.

En cuanto tenga dinero suficiente voy a contratar un sicario para que le rompa las piernas a ese idiota. Te cuento esto porque sé que tú aún te manejas con mucha gente por la red y que tienes cierta experiencia con el crowdfunding y esas zarandajas para que la gente apoye las cosas que les gusten. Así que te pido que me ayudes a conseguir dinero, si alguna vez hubo una causa justa es esta. Me gustaría callarle la boca a todos los listillos del mundo pero este elemento va a servir de escarmiento para todos los demás.

Mi número de cuenta es 2500 – 17 – 98 – 00000567891 si consigues que la gente me apoye te lo agradeceré toda la vida.

Mientras tanto me retiro del mundo, he cerrado mis páginas en todas las redes sociales y he mandado a todo el mundo a hacer calceta. Prefiero estar aislado de todo para reflexionar y cultivar mi ira.

Este es el último mensaje que te mando, a partir de ahora si quieres hablar conmigo te vienes a mi bloque y me llamas al telefonillo como hemos hecho toda la vida.

Ayúdame Joe.

Después de leer todo esto con cierta perplejidad sólo puedo recomendar una cosa: que nadie ingrese un céntimo en la cuenta de Paco, os lo pido por favor. Es verdad que necesita ayuda pero creo que la económica no es la principal.


Además me encantaría que me mandaseis mensajes de ánimo para Paco y así al menos podrá aliviar su pesar. Entre todos podremos conseguir que Paco el enfadao pase a ser Paco el amable. Gracias. 
Compartir es vivir
Publicar un comentario